En sus manos, una fábrica de música

Carlos Salmone hace guitarras artesanales. En su taller recibe a músicos de todas
partes que vienen a comprarlas. Tiene de clientes a Juanjo Domínguez, Eduardo
Falú o el japonés Takeshi Tezuka. Fabricar cada instrumento le lleva un mes.